Ana Giorgana

jueves, 30 de agosto de 2012

Al amarte a tí, me olvidé de mí, y eso, es lo que más me duele...

Autor: Ana Giorgana

¿Cómo entender el amor en la pareja? Para muchas personas amar a la pareja significa darle todo, compañía, tiempo, favores, e incluso hasta dinero… amar a la pareja es una condición que está rodeada de una serie de factores que en general,  tienen que ver con la manera en cómo hemos sido educados en lo particular, y de la sociedad en la que vivimos en lo general, la religión y sus mandatos también juegan un papel importante en las manera cómo se expresa ese gran amor en la pareja.

Generalmente el amor cuando existe,  es un sentimiento de bienestar y de disposición positiva hacia alguien o algo… la pareja es uno de las relaciones en la que su expresión se espera con más frecuencia.  El amor no se ve, se siente, pero se traduce en conductas y aprecio.

¿Cómo es entonces que si se trata de una disposición afectiva positiva, la relación en pareja me hace tanto sufrir? 

La situación quizá no sea la relación sino la manera en la que expresamos o entendemos el amor en la pareja…

He escuchado a una serie de parejas decir que se aman locamente, pero que en lugar de construir un diálogo constructivo para sus diferencias, por el contario, el amor y las soluciones a su relación se denota en gritos, insultos, golpes, abandonos y faltas de atención, para algunos hombres y mujeres, el amor es control, dominio, sumisión, en fin olvidarse de uno mismo para estar siempre presentes para la pareja.

Para muchas mujeres la espera es una forma de amar y de relacionarse,  posponen cualquier deseo o necesidades personales para que tengan tiempo y estar disponibles para cuando sus hombres les llamen, así no salen con las amigas porque su gran amor quedo de llamarles, prefieren no ir una fiesta o compromiso porque sus parejas quedaron de pasar por ellas, además esas amistades no le gustan tanto, esperan que el llegue, esperan que él les llame, esperan que les tenga atenciones, esperan que el cambie… y mientras esto no sucede, entonces se quedan solo esperando, muchas veces ese hombre ni se aparece a lo hora que dijo, y mucho menos tuvo por lo menos alguna atención de disculparse… estas mujeres que cuentan con el síndrome de la espera… se olvidan fácilmente de sí mismas y de su amor propio, por el contrario, a mayor espera, mayor amor, dicen tener por sus hombres…

Esta situación no es privativa de las mujeres, sin embargo, existe una queja mayor en ellas al respecto… por otra pate, existen hombres que realmente se olvidan de sí mismos, cuando su falta de confianza en la relación de pareja es un factor que los desestabiliza… quieren saber todo sobre su pareja, a dónde van, con quién fueron, quienes están con ellas, dejan de vivir para sí mismo y se encuentran muy al pendiente de las acciones y movimientos de su amada…

En ambos maneras de amar la desconfianza, el desamor, el control, y el sentido de vida se encuentra puesto en la relación de pareja. 

Cada uno de los integrantes de las parejas anteriores pone todo su empeño en entregarse a la pareja que tanto quiere y necesita. Sin embargo, cada uno cree amar a su pareja por sobre todas las cosas… pero en realidad existe una gran ausencia y un gran olvido a sí mismos.

La mujer que espera horas y horas, no cuenta con aprecio a su tiempo, a sus necesidades, a lo que quiere y a merced del tiempo y de la tiranía del otro, espera, porque no puede o no se percata, que ella es capaz de ser una persona digna de confianza, de aprecio y de respeto, si en un momento dado,  ella misma  estuviera en condiciones de darse a sí misma ese tiempo que espera ansiosamente a la pareja que por enésima vez, no ha llegado a la hora que le dijeron… pero no importa, ella es capaz de esperar, porque con tales actos cree, demostrar su amor, lo que no sabe, en el fondo, es que lo que muestra no es más que un manera de desprecio, pero frente a sí misma… y entonces, amar al otro significa olvidarme de mí.

En el otro aspecto refiriéndonos al hombre digno de desconfianza su propia valía, al aprecio de lo que da a la pareja, necesita por todos los caminos hacerse presente para no caer en la desesperación de qué: del olvido, del abandono, de la infidelidad. Pone en la mujer, qué digo en la mujer, en su relación con ella, su valía, su potencia, su hombría. ¿Por qué necesita controlar la mirada de la mujer, metafóricamente hablando, de tal manera que la confianza se encuentra centrada en la relación?

Para rematar nadie se encuentra realmente viviendo en la relación de pareja, ambos integrantes están totalmente inmersos en sus propias maneras de embonar dentro de una pareja.  Pero en realidad nadie logra verse, darse cuenta que sus maneras de amar al otro, es un olvido a sí mismos.

Es importante destacar que mientras cada uno de los integrantes de la pareja no se nutra a sí mismo con lo que requiera y necesita y espere que su media naranja les de lo que necesiten para amarse a sí mismos.  Lo que quiero resaltar es que si nosotros no podemos darnos lo que requerimos para confirmarnos en nuestras necesidades, en nuestros gustos, deseos y quereres, nadie nos los va a otorgar.

Sí amar al otro significa ausentarme de mí, entonces seguramente estaré viviendo una vida hacia la dependencia y el desamor… cada quien elige su camino… la realidad es que sólo  usted puede elegir el que más.

Revisar la biografía personal no es un camino fácil, pero sí liberador y enriquecedor… para poder saber si su pareja la construye o la destruye, sí es constructiva o destructiva, lo primero es confiar en sus  propios apreciaciones y sentimientos, la única manera de saberlo, es reconocer sí pasa mayor tiempo en situaciones de bienestar o de malestar…la honestidad es una herramienta poderosa en este proyecto de vivir de a dos...


Adquiere el E- Book: Cauando el amor en pareja se convierte en dolor

Sobre el Autor
Hola soy Ana Giorgana. Soy Psicóloga y tengo una maestría en Psicoanálsis y dos especialidades terapéuticas. Cuento con un centro que puedes visitar en la red en www.cecreto.com. Colaboro y participo en varios programas de radio y en algunos periódicos.Formo terapeutas y realizo algunos proyectos comunitarios.