Ana Giorgana

domingo, 27 de enero de 2013

Una llamada inesperada: Mejor Terminanos

Historias Reales de Parejas Reales...

No podía creer lo que estaba escuchando. 

Anoche llegamos de la cena y me dejó en casa. 

Se despidió con tanto cariño. 

Y hoy, amanezco con la noticia de que no desea más seguir en la relación.

Me siento confundida. Desconcertada. Llena de Rabia.

Y todavía me atreví a decirle:  lo mejor es que hablemos.




No tiene caso, no importa ya.

Yo insistí. Cada vez que planteaba una alternativa me encontraba de nuevo con un rechazo.

Es mejor así, no quiero nada.

Te puedes quedar con todas mis cosas. No me envíes nada. No necesito nada de lo que tú tienes.

Me siento morir. No entiendo. No comprendo.

Me muero sin ti.

Y me quedé sola, esperando alguna respuesta pero colgó. Y no llamó nunca más.

Nunca supe cuál fue la causa exacta del rompimiento intempestivo, después de dos años de relación.

Lo único que me quedó fue hacerme cargo de mí misma.

Reconciliarme con la ruptura.

Recuperar mi estima propia.

Atravesar mis miedos.

Apaciguar mi soledad

Y superar mi terror al abandono, que finalmente, se cumplió.

Aprender a vivir conmigo y construir una nueva alternativa de vida.

Claro que pasé por la obsesión, por la tristeza, la ira, el desprecio y la culpa.

Algunos días parecían interminables.

Tuve el impulso de llamarlo varias veces, pero mi dignidad, me hizo hacer un alto en el camino.

Finalmente, recorriendo, leyendo, asistiendo a cursos y entrando a una psicoterapia pude percatarme de mis formas y modos de relación.

Hoy estoy agradecida por haberme reencontrado con la persona que Soy.

Este camino del desarrollo personal no tiene vacaciones, es de todos los días.

Ahora, puedo darme cuenta de aquello que hice en esa relación.

En este momento, han pasado algunos meses y mi mundo interno está cambiando.

Mi autoestima ha mejorado.

Mi energía se concentra en mi calidad de vida en todos los aspectos: físico, emocional, laboral .

Me exijo con coraje y determinación vivir una existencia de calidad.

Todos los días.

He revisado mi biografía personal y comprendo mejor cuáles son aquellas pautas dañinas de mi niñez.

El camino ha sido un tanto sinuoso pero finalmente estoy logrando la libertad emocional que tanto he ansiado y anhelado desde que tengo uso de razón.

¿Cuál fue la circunstancia que me ayudó al cambio?

El compromiso con mi propia persona y la responsabilidad de vivir.

Ana Giorgana
Terapeuta
www.cecreto.com

La huella de abandono y la vida en pareja

Suscríbete al boletín es gratis y recibes: Los diez mandamientos de la vida en pareja