parejas y página

viernes, 22 de junio de 2012

Cómo curar las heridas del amor...


La gran mayoría de las personas se encuentran buscando recetas fáciles para el desamor. Sería deseable que así fuera. Es más a mi me encantaría poder proporcionar unas cuantas sesiones y listo, todo a la normalidad y a vivir una vida plena.

Curar las heridas del amor no es una tarea sencilla pero tampoco titánica. Es una cuestión de voluntad y autoestima. Cuando reconocemos que la vida es una experiencia individual. Que solo nosotros podemos influir en nuestras decisiones y elecciones, y que además, es una responsabilidad. Tenemos el compromiso de lograrlo, o bien, continuar en la vida con un papel de víctimas, lo que también permite grandes ganancias.

Curar las heridas del amor es enfrentarse a la propia biografía. Es cobrar conciencia de nuestras necesidades y también de cómo participamos en la vida para que nos pase lo que nos suceda. La vida, nuestras condiciones no son fortuitas, inconscientemente las elegimos.

Curar las heridas del amor se refiere a sanar las heridas personales que salen a la luz en la vida en pareja.  Son en realidad grietas profundas de nuestra vida personal y creemos que ese amor que hemos elegido estará dispuesto a remediar nuestras carencias vivencias y experiencias.

Así, sí en la vida Yo viví una experiencia de abandono, le pido a mí pareja, y se lo exijo que esté presente, que no se mueva, que me reporte todos sus movimientos.

Y sí he vivido una historia de humillaciones y traiciones lo celaré, estaré al pendiente de cualquier indicio de mentiras, estaré al acecho de encontrar alguna falla para reclamarle.
Entonces sobre esta misma línea cuando he vivido la indiferencia como forma de vida, no ser visible para mis adultos importantes. Ellos habrán tenido sus razones y problemas. Buscaré cualquier falla en las atenciones. Estaré pendiente de la atención y el reconocimiento.

Así y en todo momento estaré buscando relaciones de dependencia emocional en las que podamos sentirnos cómodos. Aunque en el fondo no me siento bien con mis condiciones de vida.

Tenemos que poner un alto en la camino. Dejar de reaccionar y empezar un proceso de reflexión personal.

-       ¿Cuáles son mis carencias y necesidades?
-       ¿Qué espero de una pareja?
-       ¿Cómo me quiero comprometer?
-       ¿Qué aporto Yo a la relación?

Las preguntas son variadas. Todo proceso de cambio se inicia con una toma de conciencia y de accionar de manera distinta en nuestras vidas. Dejar de pensar que los demás tienen que cambiar.

Tenemos que reconocer nuestras pautas de comportamiento para lograr cambios sustanciales en nuestras vidas. Y desde ahí, tomar decisiones mejores para incrementar nuestra calidad de vida emocional.

No existe otro camino.


Un proceso de reflexión y de pautas de comportamiento es lo que propongo en mi libro:
Cómo Recuperar la Confianza en el amor y te llevo de la mano para que puedas lograr una manera de relacionarte mejor y con mejor calidad de vida. Si no actúas de una manera diferente seguramente no tendrás resultados distintos y tendrás siempre los mismos problemas y conflictos.
Otros artículos relacionados.
Suscríbete al boletín: Los diez mandamientos de la vida en pareja.
Visita nuestro blog: parejasparejasparejas